Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

30 de noviembre de 2020

La remodelación de la calle La Rúa, lista a falta de los últimos detalles

La comisión de Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos ha visitado esta mañana las obras. Se ha pavimentado con granito traído de Cáceres y Galicia dejando una calle totalmente accesible

Foto noticia

La remodelación de la calle La Rúa de Estella-Lizarra está ya prácticamente lista a falta de pequeños detalles, como ha podido observar la comisión de Planificación Urbana y Proyectos Estratégicos, que ha visitado esta mañana la obra junto a representantes de Mancomunidad de Montejurra, de la dirección técnica (Contec Ingeniería), de la empresa adjudicataria (Erki Construcción Sostenible) y el arquitecto municipal.

Los trabajos, que comenzaron a finales de julio, se han adelantado cerca de dos meses sobre su fecha prevista de finalización, con un presupuesto que ha superado los 400.000 euros. El Ayuntamiento, con subvención del Gobierno foral a través del Plan de Infraestructuras Locales, ha invertido 319.000 euros para la pavimentación, mientras que Mancomunidad ha destinado otros 87.282 euros para la renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento.

En total son 166 metros de calle, con un área de aproximadamente 1.062 m2. Se han colocado adoquines de granito traídos de Cáceres y Galicia que, según han explicado desde la dirección técnica, son de una calidad superior a los usados en la calle San Nicolás, de piedra caliza y extraídos en su día de una cantera que ya se ha clausurado. Y lo que se ha conseguido es tener una calle totalmente accesible, en comparación con la incomodidad del material que había anteriormente.

Así mismo, como aceras en los dos extremos de la calle, y para mantener la esencia de La Rúa, se han colocado las piedras antiguas que había en uno de los lados. Con la reforma se busca conseguir, entre otras cosas, que no haya tampoco ninguna vivienda que realice vertidos al río Ega. Así mismo, se han instalado canalizaciones de telefonía e Internet, alumbrado público, baja tensión y para la conducción de gas, y se ha dejado todo listo para el futuro proyecto de utilizar biomasa para calentar distintos edificios públicos de la zona.

La calle, que está ya totalmente abierta para los peatones, será accesible para los vehículos completamente para Navidad. Eso sí, se recuerda que es una calle peatonal, únicamente para el uso de vecinos, urgencias y para carga y descarga.

NOTICIAS RELACIONADAS