Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

14 de marzo de 2022

La Escuela de Música Julián Romano se suma a una iniciativa global para reivindicar la paz y mostrar su solidaridad con las víctimas y los refugiados

El miércoles, día 16, saldrán al patio del centro para interpretar el ‘Himno a la alegría’

La Escuela de Música Julián Romano de Estella-Lizarra, a través de la asociación navarra, se ha sumado a una iniciativa solidaria de la Asociación de Escuelas de Música y Danza de España (UEMyD) para salir a la calle y reivindicar con su música la paz y mostrar su solidaridad con las víctimas y los refugiados de cualquier conflicto bélico.

La terrible situación que se vive en Ucrania ha generado este movimiento global, al que la Escuela de Estella-Lizarra se sumará el próximo miércoles día 16, interpretando en el patio de la entrada al centro, a las 18.00 horas, el ‘Himno a la alegría’.

Son multitud las escuelas de música y danza que se han sumado a esta iniciativa para interpretar por las calles melodías que reinvindiquen la paz. Unas lo harán mañana martes y otras el miércoles.

 

MANIFIESTO DE LA UEMYD

Estos días estamos viendo, consternados, lo que está pasando en Ucrania, donde las noticias hablan ya de miles de muertos y millones de refugiados que huyen del país dejando atrás sus vidas, sus recuerdos y, muchos de ellos, a parte de sus familias. Son las víctimas inocentes de una lucha de poderes que viola deliberadamente los derechos humanos y todo lo que representan. Porque, si bien la discrepancia es legítima, la imposición armada, la destrucción y el homicidio son absolutamente inadmisibles.

Por este motivo, desde la Unión de Escuelas de Música y Danza queremos manifestar nuestro más absoluto rechazo a esta u otras guerras, y a cualquier tipo de violencia sea allá donde sea, así como mostrar toda nuestra solidaridad con las personas que la están sufriendo. Familias, niñas y niños que están viendo arrebatadas sus ilusiones y sus esperanzas.

Tan lejos y, a la vez, tan cerca. Tan lejos, porque parece imposible, porque es incomprensible que una cosa así pueda estar pasando en nuestros días. Y tan cerca, porque es inevitable vernos identificados con todas las ucranianas y los ucranianos que sufren el horror de la invasión, y también con todos aquellos ciudadan@s rus@s que están siendo castigados o tienen que huir por no estar de acuerdo con su gobierno o han fallecido en una guerra que nunca debería haberse producido.

Nosotr@s no somos expertos en política ni en cuestiones geoestratégicas; somos músic@s, pero sabemos y queremos reivindicar con toda nuestra convicción que la Paz es un derecho irrenunciable, que la Paz es un derecho universal, que la Paz es la manera de entenderse, a pesar de las desavenencias, y que la Paz es el único camino hacia el futuro.

Que la música acalle las bombas y nuestros instrumentos sean las únicas armas, de las que broten notas para amansar el mundo con una melodía de PAZ.

 

NOTICIAS RELACIONADAS