Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Basílica de Nuestra Señora de Rocamador

Monumentos

Situada a la salida de la puerta de Castilla, en el camino hacia Irache, era lugar de paso obligatorio para los peregrinos que se dirigían hacia Compostela. Al igual que otras iglesias estellesas su construcción se remonta a finales del siglo XII o principios del XIII. De esta época solo queda la cabecera semicircular, precedida de un tramo recto recubierto con bóveda de cañón. El resto es producto de la ampliación barroca realizada alrededor del año 1691. La fachada de la iglesia sigue la disposición propia de las iglesias conventuales, primando la verticalidad. En un nicho de esta se encuentra una escultura pétrea de la Virgen con el Niño en su brazo derecho, de traza barroca que curiosamente será la protagonista del milagro del ahorcado. En el interior de la iglesia destaca la talla de Nuestra Señora de Rocamador datable a finales del siglo XII.